A veces solo hace falta escuchar (Comunicación digital en la vida y en la empresa )

¿ Estamos dejando de escuchar / leer ?

Titulares cada día menos trabajados y cada vez son más fáciles de masticar como simples pipas, lectura que tomando la línea que ya había tomado la comida se esta convirtiendo en una forma de carta rápida y poco profunda (Los 10 más…, Mira lo que ha hecho _____ a ________, el último secreto para perder peso de Hollywood…).  Ya nadie como en épocas pasadas se sienta tranquilamente a leer un periódico en el banco de la plaza y los periódicos y blogs digitales “luchan” con sus competidores en algunos casos por cosas que son leídas de un solo vistazo y buscando ser el vistazo elegido primero.

La tendencia general es darle cada vez más importancia a la imagen y menos al texto haciendo que por la simple costumbre, el común de los mortales tienda primero a apuntar hacia estos elementos su vista , obviando quizá en algunos  los detalles que acompañan en el texto adjunto.

¿ La falta de capacidad de escuchar la razón de las quejas sobre las nuevas formas de comunicación ?

Mucha gente es de la opinión que las telecomunicaciones están suponiendo que los humanos poco a poco vayamos dejando de comunicarnos. Es habitual tanto en nuestras reuniones de trabajo como en las reuniones sociales, oír a alguien quejarse de que su deseado receptor no lee los mensajes, los correos electrónicos o contesta a las llamadas…

No dejando de ser verdad que la parte física, incluso más bien “táctil” y cercana de la comunicación se está deteriorando. Hay otras partes, estas en las que ya no tienes delante una cara de la que recibir mensajes no verbales o el tono de la conversación (todos tenemos cerca historias de discusiones por malentendidos en mensajes).

Los seres humanos somos así y la masa (siempre nos ha parecido una desagradable forma de nombrar a la mayoría) siempre tiende a ver el vaso medio vacío, pero no siempre la percepción general esta directamente relacionada con la realidad.

En las empresas es más patente

La comunicación ha cambiado, se ha revolucionado más bien, pero no más de lo que pudo suponer la comercialización del teléfono en su época o lo que la llegada de los móviles para muchos de nosotros (de esos sin apps, os acordáis?). Cada vez son más las tecnologías que nos ofrecen comunicación en tiempo real con casi cualquier persona a nivel mundial. Personas que en otras etapas de la civilización humana no conoceríamos y de las que tendríamos muy complicado conocer cualquier información.

A nivel empresarial  es donde posiblemente estas tecnologías han hecho más patente estas revolución comunicativa, sedes de diferentes países interconectadas como si fueran una sola, reuniones que antes suponían un alto desembolso tanto en viajes como en tiempo se reducen a pocos clics en un ordenador con webcam, móvil o tableta. Y Sourcade somos un ejemplo claro a través de herramientas como Slack, todoist…

El problema puede ser que nos queda mucho por aprender?

Muchos creemos que navegamos la ola de la digitalización, que domamos la yegua salvaje de las nuevas comunicaciones, y aunque puede que en algún caso sea así, es poco probable en la mayoría de los casos ocurra. La comunicación digital supone la perdida de una parte de lenguaje que con naturalidad tenemos costumbre de usar, esto sumando a la rapidez con la que todo se necesita y o solicita hace que se pierdan ciertas explicaciones, ciertas palabras que suponen ese extra de información para comprender el contexto.

http://www.gocomics.com/dilbert-en-espanol/2015/10/14
dilbert-en-espanol/2015/10/14

Puede ser en un email, mensaje o a través de RRSS, ya sea una broma mal entendida, una ausencia de saludo o un texto plagado de faltas de ortografía (pueden aparecer por error pero no por desgana) que el emisor no se platea como un problema pueden suponer en el receptor una  muestra de desprecio o de falta de interés.

Conclusión

Tanto en la empresa como en la vida nos relacionamos entre humanos, y la comunicación al final obviando el nivel técnico de esta acaba resultando en su estado más simple en una persona frente a otra, o lo que digitalmente supone, un texto recibido frente a un texto a enviar, o dos personas frente a una pantalla .

Así que, tratemos de no siempre dejarnos llevar por las prisas, centrémonos en la importancia que tiene cada mensaje, tratemos de dedicarle el tiempo y las vueltas necesarias. Consideremos las palabras que vamos a usar, el formato en el que lo vamos a enviar. Revisemos faltas de ortografía y los signos de puntuación. Pensemos en si requerirá de un archivo o imagen adjunta para entenderse mejor y más rápido, en los colores de fondo o de texto que le vamos a dar.

Hablemos delante de la webcam con la misma soltura y cercanía que te supone la persona a la que tienes delante, o el mismo respeto que la situación requiera en caso de encontrarte en directo y todo esto entendiendo la existencia de problemas técnicos e intentando acoplarte a ellos de manera educada y comprensiva.

Y SOBRETODO, NO OLVIDES SALUDAR Y DESPEDIRTE, POR QUE YA NO LO HACEMOS????

Con estas pequeñas pautas seguro que disfrutareis de una sana vida en la comunicación digital y las telecomunicaciones

Deja un comentario